Manuel Yarto Blogs

Blog dedicado a noticias relacionadas con la comunicación, el periodismo y las nuevas tecnologías

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 204 seguidores

Derrotas, derroteros y victorias gracias a FinalCut Pro

Posted by fernandaramong en 11/11/2011

Uno de los aspectos más enervantes de aprender FinalCut Pro a un nivel aceptable en unos cuantos –e intensos– meses es que una vez dominados los aspectos básicos del susodicho programa, en algún momento te enteras que en la industria se le toma como un producto poco serio. Por ejemplo, los profesionales de edición cinematográfica prefieren usar Avid (como comprobé cuando asistí al Edit Fest 2011, dos días de conferencias con los mejores editores del medio: estuvieron los editores de Black Swan, Toy Story y del espectacular documental ganador del Oscar, Inside Job).

Las estaciones televisivas también prefieren Avid u otro software como Velocity. Algunos freelances devotos de las PC hablan de las maravillas del Sony Vegas. ¿Por qué? Todos apuntan con ferocidad al sistema de “render” (algo así como “fijación”), que por lo lento y tedioso convierte en trauma las horas pasadas frente a la máquina. En breve para los que no saben de qué hablo: En FinalCut Pro (hasta las versiones previas a la 10, o X, como se le llama ahora), cada vez que colocas un título, o un gráfico menor entre videos, debes hacer “render” para pegar lo que acabas de colocar. La máquina se tomará buenos minutos, quizá horas para unificar todos aquellos detalles que pasaste puliendo en amanecidas sin fin.

De esas amanecidas habla este post. Y de la frustración que se convierte en la base de tu relación con FinalCut Pro. “Para los que hacen documentales y noticias rápidas en video está bien”, dicen los verdaderos pros, deslizando en el comentario que FinalCut Pro, con lo caro que es, sería el programa de los amateurs. Cuando menciono precios, por si acaso, me refiero a las versiones más extendidas de la aplicación, como la 7.0, que yo uso. Apple relanzó el programa este año por $299, completamente rediseñado en su versión X (saltándose las “8” y “9”), aunque no conozco a nadie que me haya dicho nada bueno de ella.

Llevé dos cursos de mucho trabajo en video: Seminario de Documentales, con June Cross, y Perfiles en Video, con Betsy Rate. Llené con velocidad un disco duro de 1 Terabyte en unos pocos meses, y aprendí de muchos panelistas invitados secretos sobre cómo proponer, financiar, filmar, editar y promover proyectos audiovisuales.

“Olvídense de hablar de B-Rolls (material de apoyo)”, fue uno de los grandes consejos. “Piensen en secuencias”. “Cada cosa que filmen tiene que tener verbos. Filmen solo verbos”, fue otra lapidaria. “Editen con fluidez, a veces vale poner música y editarla al ritmo de esta, luego ver cómo queda el producto en silencio”, fue algo que también recuerdo como oro educativo. “Un documental tiene que ser sobre algo que los obsesione y apasione. Si no piensan en él hasta cuando duermen, mejor dedíquense a otra cosa”.

Conversando una noche con Albert Maysles, el maestro documentalista autor junto con su hermano David de Gimme Shelter (1970), el filme sobre el trágico concierto de los Rolling Stones en Altamont, tocamos el tema del tamaño de las cámaras. Él hizo documentales como Salesman (1968) empleando cámaras inmensas, y me intrigaba su opinión sobre las diminutas cámaras que hoy pueblan el mercado. Las nuevas generaciones de directores afirman que estos nuevos modelos, debido a su tamaño reducido, facilitan la relación con los sujetos.

“Es no es cierto”, me dijo Maysles. “No se trata del tamaño de la cámara. Se trata de la relación de confianza que se establece entre tú y tu personaje”. La fría noche nevada en que conversamos terminó extrañamente en un karaoke-bar.

Las salas de edición de video hervían de tensión durante las tardes en que los talleres de noticias televisivas como Columbia News Tonight alistaban sus emisiones. El histerismo en las islas de edición del quinto piso, con videos siendo musicalizados, sincronizados y corregidos por los principiantes que solíamos ser, y las narraciones ensayadas por narradores inexpertos, terminaban en trabajo dispares de los que todos aprendían lecciones de vida.

Los talleres de video produjeron proyectos deliciosos, algunos como este de mi amiga Ina Sotirova, que se convirtió en un documental completo –su proyecto de tesis de graduación y ahora invitado al festival de Dance Films Association.

Tomado de: http://www.clasesdeperiodismo.com/2011/10/17/derrotas-derroteros-y-victorias-gracias-a-finalcut-pro/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: